logo born turquoise

Es importante, para la siguiente lectura, entender que el veganismo no es una dieta, sino un estilo de vida. También es necesario saber diferenciarlo del vegetarianismo, donde no se consumen carnes y pescados, pero sí otros productos de origen animal (como leche, huevos, miel…). El veganismo está libre de cualquier alimento de origen animal.
Seguir una alimentación vegana no tiene como objetivo adelgazar; el hecho de ser vegano no garantiza que vayas a perder peso, ni que estés consumiendo alimentos 100% frescos y saludables, puesto que hay productos veganos llenos de azúcares y super procesados, por ello hay que tener claras las ideas.
Centrándonos en la alimentación vegana saludable a base de productos naturales y no procesados, al llevar este tipo de alimentación nuestro cuerpo se siente vital, lleno de energía y limpio; existiendo una gran variedad de alimentos que proporcionan y aportan todo lo que nuestro cuerpo necesita y que la madre tierra produce: legumbres, cereales, semillas, granos, frutos secos, frutas, verduras y hortalizas frescas, algas… además todos estos alimentos tienen múltiples beneficios para nuestro organismo y previenen de enfermedades.
Cabe destacar que muchas de las enfermedades que actualmente padece un gran porcentaje de la población (diabetes, obesidad, problemas cardiacos, hipertensión…) están íntimamente relacionadas con la alimentación. Con esto no trato de crear polémica ni de convencer a nadie, solo invitar a las personas a que se informen e investiguen sobre el tema, y que valoren y reflexionen sobre lo que descubran y aprendan. Ante todo hay que respetar y no juzgar.
En la mayoría de los casos, el veganismo es un proceso; no se da de la noche a la mañana. Normalmente se pasa antes por una fase Vegetariana, en la que se va descubriendo y observando los cambios físicos, mentales y espirituales que experimentamos, y que poco a poco desemboca en el veganismo. Esta primera fase ya es un gran paso hacia un estilo de vida más consciente, más consciente de lo que consumes, de lo que puedes contribuir al medio ambiente y ayudarte a ti mismo… indaga, investiga , sé curioso y sobre todo ¡EXPERIMENTA! No te conformes ni creas todo lo que te comentan y cuentan. No tengas miedo… existen multitud de alimentos que cubren las necesidades del organismo sin tener que consumir productos de origen animal.
Por una vida más consciente.
Laura Tello
@latebri9